fbpx

Análisis de Fallas y Metodología AMFE

BLOG PABELON 13 SEPTIEMBRE 2023

Descarga gratis nuestros documento con formatos AMFE

El análisis de fallas es un proceso sistemático que busca comprender las causas fundamentales de una falla y determinar las acciones necesarias para prevenirla o mitigar sus efectos.

 

La norma UNE-EN 60812, establece la técnica y el procedimiento de análisis de modos de fallo y efectos, en esta, se describe la metodología AMFE y AMFEC, las cuales son técnicas utilizadas para llevar a cabo este análisis de manera estructurada y eficiente, de forma que desde su aplicación se lleve un registro adecuado.

La implementación de esta metodología conlleva una serie de pasos:

  • En primer lugar, se selecciona el equipo o el sistema que se analizará y se forma un equipo multidisciplinario que incluye expertos en el equipo, personal de mantenimiento e ingeniería, y otras áreas relacionadas de forma directa. Este enfoque colaborativo permite la recopilación de datos y perspectivas desde cualquier punto involucrado.
  • A continuación, se realiza una lista exhaustiva de los modos de falla potenciales para el equipo o el sistema en cuestión. Estos modos de falla son las formas en que el equipo o sistema puede dejar de cumplir con su función principal. En este paso, es importante considerar todos los posibles modos de falla, desde los más evidentes hasta los más sutiles, así como factores internos como externos.
  • Una vez identificados los modos de falla, se analizan los efectos de cada uno de ellos. Esto implica evaluar las consecuencias de las fallas en términos de seguridad, calidad, disponibilidad y costos. El objetivo en este paso es comprender plenamente los impactos que cada modo de falla puede tener en el desempeño general y cómo afecta a su entorno.
  • Después de analizar los efectos, se deben determinar las causas potenciales de cada modo de falla. Aquí es muy importante examinar las causas raíz subyacentes que pueden contribuir a los modos de falla ya identificados, esto conlleva a realizar investigaciones exhaustivas, utilizar datos históricos, realizar pruebas y recopilar información relevante sobre el equipo o sistema.
  • Una vez identificadas las causas potenciales, se les asigna un nivel de severidad, ocurrencia y detección utilizando una escala predefinida. Estos niveles se deben multiplicar para calcular el RPN (Número de Prioridad de Riesgo), lo que ayudará a priorizar los modos de falla y determinar las acciones necesarias para reducir los riesgos que estos conllevan. Deben de identificarse los modos de falla con un RPN alto para recibir una atención especial e inmediata y determinar qué acciones correctivas deben implementarse para mitigar su impacto.

Al seguir los pasos de implementación de esta metodología, los equipos pueden identificar y evaluar los modos de falla potenciales, comprender sus efectos y determinar las acciones necesarias para prevenir o mitigar las fallas; además, está comprobado que esta práctica mejora la confiabilidad y la disponibilidad de los equipos y sistemas, reduciendo el tiempo de inactividad no planificado y los costos asociados, proporcionando una base sólida para la toma de decisiones informadas en la planificación del mantenimiento y la asignación de recursos.

Si estás interesado en comenzar a implementar esta metodología, te compartimos dos ejemplos de formatos de hojas de trabajo para que puedas comenzar a aplicarla con base en los criterios, pasos y procedimiento que establece la norma.

¡Forma parte de nuestra comunidad!

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe información relevante, herramientas de gran utilidad y artículos sobre mantenimiento, confiabilidad y gestión de activos

¡Forma parte de nuestra comunidad!

Suscríbete a nuestra comunidad y recibe información relevante, herramientas de gran utilidad y artículos sobre mantenimiento, confiabilidad y gestión de activos

error: Content is protected !!
Scroll to Top